¿QUÉ TAL SI DIOS DISEÑÓ EL MATRIMONIO MÁS PARA HACERNOS SANTOS QUE PARA HACERNOS FELICES?

1Es el título del libro de Gary Thomas, que se refiere con precisión, a muchos aspectos del matrimonio desde una perspectiva Bíblica. He aquí, un par de fragmentos de este valioso libro que también es posible encontrarlo en PDF:

– Es importante recordar que el concepto del “amor romántico” que es tan celebrado en los medios populares, era casi desconocido en la antigüedad. Hubo excepciones, pero el concepto de que el matrimonio debe involucrar la pasión y emoción y realización personal se desarrolló relativamente reciente en la historia humana, llegando a ser popular alrededor del fin del siglo 11.
Esto no es para decir que el romance en sí está mal o que el deseo por más romance es necesariamente malo; los buenos matrimonios trabajan fuerte para preservar un sentido de romance. Pero la idea de que un matrimonio puede sobrevivir con solo romance, o que los sentimientos románticos son más importantes que cualquier otro factor en cuanto a escoger a una pareja, ha hecho naufragar muchos barcos matrimoniales.

– En su ensayo acerca del matrimonio, Katherine Anne Porter explora los altibajos del  matrimonio, y hace las siguientes observaciones acerca del la joven recién casada (…): El amor romántico no tiene nada de elasticidad. Jamás puede ser estirado; simplemente se rompe. El amor maduro, el tipo exigido por buen matrimonio, tiene que estirarse, dado que en la condición humana todos llevamos emociones contradictorias. “Su odio es tan real como su amor,” explica Porter. Esta es la realidad del corazón humano, es inevitable cuando dos personas pecaminosas se comprometen a vivir juntos, con todos sus defectos, por el resto de la vida.

– El matrimonio nos recuerda de la realidad diaria de vivir como seres humanos pecaminosos en un mundo radicalmente quebrantado. Queremos amar pero frecuentemente terminamos por odiar. Una perspectiva madura y sensible espiritualmente tiene que ser construida sobre el fundamento del amor maduro en lugar del romanticismo. Pero de inmediato esto nos pone en contra de la cultura.

– En su obra clásica The Screwtape Letters, C.S. Lewis satíricamente ridiculiza la obsesión con el romanticismo de nuestra cultura. El demonio Screwtape jacta así: “Los humanos que no tienen el don de la abstinencia pueden ser desviados de buscar el matrimonio como la solución porque no se encuentran ‘enamorados’ y, gracias a nosotros, la idea de casarse con cualquier otro motivo les parece
baja y cínica.”

ARIELLE

– Nosotros casados nos damos cuenta que después de algún tiempo la relación matrimonial se siente sin chispa. Las parejas responden en diferentes maneras. Muchos romperán su relación e intentarán recrear el romance apasionado con otro. Otras se irán por abajo en un especie de guerrilla matrimonial, una lucha pasiva-agresiva en la cual cada uno echa la culpa al otro por su insatisfacción o
la falta de emoción. Algunas parejas deciden meramente cohabitar. Aun otros quizá optan a buscar un significado más profundo, una verdad espiritual escondida en la situación de intimidad forzada.

– Podemos huir de los desafíos del matrimonio o podemos admitir que cada matrimonio nos presenta estos desafíos, y enfrentarlos directamente. Si encontramos que las mismas dificultades desafían cada matrimonio, podemos deducir que Dios diseñó un propósito en este desafío que trasciende algo tan ilusorio como la felicidad.

Libro gratuito en PDF: http://www.ibi-uruguay.com/wp-content/uploads/2010/10/Gary_Thomas-Matrimonio_Sagrado.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s