APRENDIENDO SOBRE EL TIEMPO DE DIOS EN PAREJA

Desde que nuestra historia de amor comenzó, con mi esposo hemos ido aprendiendo sobre la espera y sobre el tiempo de Dios. Desde nuestras épocas de enamoramiento, compromiso y hasta el día de nuestra boda, vivimos grandes experiencias, que nos desafiaban a diario para crecer en nuestra fe. El aprendizaje no terminó después de celebrar nuestra boda, sino que ha continuado hasta este día… a poco tiempo del alumbramiento de nuestro primer bebé. ARIELLEEstamos llenos de ilusión y durante estos nueve meses hemos esperado juntos… una vez más, por el tiempo de Dios.

Sin importar lo ustedes esperen, sea la dirección de proyectos nuevos, un bebé o cualquier petición, podemos todos descansar en las promesas que Dios ha hecho a sus hijos, sobre el tiempo y el propósito que vienen de Su mano.  Ora al Señor junto a tu cónyugue y busquen siempre oportunidades de adorarlo juntos porque El es digno y podemos confiar en Su soberanía.

Eclesiastés 3:1-15
Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.
Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado;
tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar;
tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar;
tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar;
tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar;
tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar;
tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz.
¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?
Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él.
Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.
Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida;
y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor.
He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres.
Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s