MONJA SALVADORENA DA A LUZ A UN BEBE PERO PUEDE SER PERDONADA

ARIELLE

Se conoce a través de la prensa internacional, que en El Salvador, una joven monja ha dado a luz en las últimas horas a un bebé.

A sus 31 años, es imposible imaginar la cantidad de comentarios y juicios que existirán alrededor de esta mujer, por su nueva condición y debido a que, en el convento donde residía, nadie imaginó que esto podría suceder.

En relación a esto, vale la pena rescatar algunas cosas, que son valiosas:
– Un corazón contrito, humillado y de verdadero arrepentimiento, es algo que Dios nunca rechaza.

– Jesucristo vivió una vida perfecta por nosotros, pagó nuestros pecados en la cruz, tomando el lugar de todo aquel que en El crea, para redimirlos y librarlo de la muerte.

El venció a la muerte y hoy está sentado a la diestra del Padre.

 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en El crea, no se pierda, mas tenga vida eterna”. – Juan 3:16

– Somos salvos por gracia, no por méritos personales y si esta joven salvadoreña acepta a Jesucristo como su absoluto Redentor, será suficiente. Tendrá por delante, una vida plena, libre de culpas o penitencias. A los pies de Dios, tendrá una vida con propósito y a pesar de las consecuencias que ha de enfrentar como resultado de su proceder, a través del perdón de Dios, su vida volverá a caminar.

– Dios es infinitamente misericordioso y no hay nada que el no pueda restaurar si vamos a Sus pies.

– Que bueno sería, que en vez de mirar al Papa Francisco, esta joven ponga su mirada en el verdadero Redentor, Jesucristo… absoluto Salvador.

Versículos para considerar:

“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. – Romanos 6:23

“Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. – Romanos 10:9

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”. – Efesios 2:1-10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s