LA REFORMA PROTESTANTE EN EL SIGLO XVI

ARIELLELa gran cuestión de la Reforma Protestante en el siglo XVI era: “¿Cómo es justificada una persona?”. La posición polémica de Martín Lutero era que que “somos justificados por fe”. Entonces, ¿eso significa que una persona puede creer solo en Jesús y vivir de la manera que quiera vivir? Claro que no.

La Biblia clara y enfáticamente enseña que el pecador se salva por la fe del Evangelio, y que la Salvación no es el resultado de las buenas obras, SINO QUE las buenas obras son el resultado de la Salvación.

La fe que salva es la fe en Jesucristo y en su obra redentora.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”. Efesios 2:8-10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s