DE CUANDO EL CINE ERA MUDO

ARIELLEUn relato de 1991, del Grupo Editorial Océano, narra varias peculiariades de cuando el cine era mudo y he aquí, algunas:

  • – Una vez al mes, llegaban a ciertos pueblos, cines ambulantes que proyectaban sus películas y se quedaban 1 día o dos, dependiendo del éxito que tuvieran en la exhibición.
  • – Quienes iban a mirar la película, debían llevar su propia silla y los encargados de dar la sesión de cine, colocaban la pantalla y un piano pequeño. El piano servía para que durante todo el tiempo que duraba la película, un pianista interpretara diferentes melodías según fuera la escena que se estaba viendo en la pantalla; el sonido subía en los momentos de mayor tensión o se volvía muy romántico si la película era de amor.

– A ciencia cierta, nadie sabía exactamente lo que los protagonistas de la película decían, sin embargo, entre escena y escena, aparecían algunas veces, textos que explicaban más o menos lo que sucedía. Lo demás, lo ponía la imaginación de cada uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s