EL DESAFIO DE AMAR A LOS DEMAS

DARIELLEAmar a otros es realmente algo muy dificil porque tendemos a hacer el bien y a amar solamente a quienes nos simpatizan o a las personas que nos quieran. Amar y servir a las personas que son dificiles de amar es todo un desafío pero es un mandamiento de Dios. La buena noticia es que en Cristo tenemos la fuerza para hacerlo y en El tenemos el consuelo y un corazón nuevo.

He aquí un pequeño fragmento sobre esto, tomado del libro cristiano “El Matrimonio Sagrado” de Gary Thomas (disponible de forma gratuita en PDF):

Cuando amamos bien, agradamos a Dios. Por medio de amar a los demás, traemos mucho placer a nuestro Padre. Pero el amor Cristiano se demuestra en amar aun a los más difíciles de amar. Jesús dijo que cuando tenemos un banquete que no invitemos a nuestros amigos, para que también nos inviten, sino que invitemos a los cojos, los paralíticos, los pobres, y los ciegos—aquellos que no te pueden compensar con una invitación suya (Lucas 14). Esto es lo difícil acerca del llamado de Jesús a amar a otros. A cierto nivel, es fácil amar a Dios, porque Dios no huele, no tiene mal olor de la boca. Dios no paga la bondad con la maldad. Dios no nos denigra con comentarios feos. En este sentido, amar a Dios es “fácil.” Pero Jesús nos desafió en suma manera cuando ligó nuestro amor para con Dios con nuestro amor para con los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s