EL DESAFIO DE AMAR A LOS DEMAS

DARIELLEAmar a otros es realmente algo muy dificil porque tendemos a hacer el bien y a amar solamente a quienes nos simpatizan o a las personas que nos quieran. Amar y servir a las personas que son dificiles de amar es todo un desafío pero es un mandamiento de Dios. La buena noticia es que en Cristo tenemos la fuerza para hacerlo y en El tenemos el consuelo y un corazón nuevo.

He aquí un pequeño fragmento sobre esto, tomado del libro cristiano “El Matrimonio Sagrado” de Gary Thomas (disponible de forma gratuita en PDF):

Cuando amamos bien, agradamos a Dios. Por medio de amar a los demás, traemos mucho placer a nuestro Padre. Pero el amor Cristiano se demuestra en amar aun a los más difíciles de amar. Jesús dijo que cuando tenemos un banquete que no invitemos a nuestros amigos, para que también nos inviten, sino que invitemos a los cojos, los paralíticos, los pobres, y los ciegos—aquellos que no te pueden compensar con una invitación suya (Lucas 14). Esto es lo difícil acerca del llamado de Jesús a amar a otros. A cierto nivel, es fácil amar a Dios, porque Dios no huele, no tiene mal olor de la boca. Dios no paga la bondad con la maldad. Dios no nos denigra con comentarios feos. En este sentido, amar a Dios es “fácil.” Pero Jesús nos desafió en suma manera cuando ligó nuestro amor para con Dios con nuestro amor para con los demás.

Publicado por Daniela Burch

Founder and editor @ The Hallway Magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: