CUANDO TODOS SE CASAN, MENOS TU (Segunda parte)

En el artículo anterior, te habíamos presentado algunos de los pensamientos que vienen a la mente de una jóven soltera en ocasiones. Ahora, mira por qué esas ideas no son verdad:d2a4ccfaa091f49c2328dd7273640612

  • “Tal vez no exista nadie para mí”.

Asegúrate de que no sigas soñando en encontrar al perfecto “principe azul” porque no existe. SI, tiene que desde luego atraerte pero no te creas las mentiras de Disney. Un hombre que ame a Dios y que se note, que sea trabajador y que tenga objetivos Bíblicos para su vida, es un muy buen prospecto aunque no tenga un carro del año, ojos verdes o una cuenta bancaria gordita. Hallar un compañero de vida no es cosa de todos los días, pero si tu le pides a Dios y sigues caminando de Su mano, puedes tener la certeza de que El te ayudará y hará lo mejor por ti, ¿sabes por qué? Porque El es lleno de misericordia y gracia. En este caminar… todo obrará para bien.

  • “Creo que Dios no quiere que me case, sino que le sirva siendo soltera”.

El “llamado” desde la soltería, es eso, un “llamado” (lee Pasión y Pureza de Elizabeth Elliot). Dios es Padre, es amoroso (entre tantos otros atributos) y quiere siervos felices… si tuvieras el llamado de servirle en la soltería, te sentirías feliz y decidida a no casarte nunca. Uno sirve a Dios con un corazón contento, no con un corazón lleno de rencor y desilusión contra los hombres o contra el matrimonio porque ya no tienes esperanza de encontrar a alguien o algo así. Si el anhelo de tu corazón es ser una esposa como dice la Biblia, anhelas algo santo, así que espera en El.

  • “Tal vez no merezco ser amada”.

Eso no es cierto y ya te imaginarás de quien vienen esas ideas.

  • “Como he pecado tanto y tengo un pasado tan pecaminoso, mi castigo tal vez sea no hallar a nadie”.

En Cristo, eres una nueva criatura si le has entregado tu vida, te has arrepentido y apartado del pecado. Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a este mundo a redimirnos de las ataduras del pecado. A través de El hemos sido perdonados ante Dios y somos nuevas criaturas en El (como dice la canción: “La ofrenda que a Dios agrada, es un espíritu humilde, un corazón quebrantado, Dios no despreciará… Aleluya”).

El que encubre sus pecados no prosperará; mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.  – Proverbios 28:13

  • “Lo que pasa es que no soy lo suficientemente bonita como para que un hombre quiera casarse conmigo”.

Pobres los hombres que se casan con las chicas bonitas solo porque son bonitas, pobres hogares, pobres hijos, pobres vidas. No te engañes. Arreglate con buen gusto (no necesitas mucho dinero para eso), ten un look fresco, limpio, se amable, la vida de una mujer que espera en Dios tiene un brillo y una gracia muy especial (OJO: Imposible de percibir para hombres incrédulos, así que no te sorprendas).

coffee_book_page_mug_heart_hd-wallpaper-82024

Como diría mi abuelita “Para todo roto, hay un descocido” y como diría yo, “No hay mujer fea, solo bellezas diferentes” (eso ya lo dijo alguien mas, creo).

  • “Solo atraigo a los chicos errados o a los que simplemente no me gustan”.

No los trates con desprecio, no juegues con sus sentimientos ni te aproveches de que les gustas. Se firme, no les des “falsas esperanzas”. Revisa tu vida y mira si estás frecuentando lugares errados, personas erradas, si te estás vistiendo o actuando de modo que estes atrayendo a los “errados”.

  • “Como yo no tengo dinero suficiente para arreglarme mejor, comprarme ropa más bonita, viajar o parecer más interesante, seguramente es por eso que no atraigo a nadie”.

Eso tampoco es cierto, uno puede ser interesante, divertida y linda, sin mucha cosa. Te sorprenderías si vieras que a la mayoría de los hombres, les atraen más las chicas tranquilas y sencillas, que las fashionistas.

  • “Tal vez yo deba tomar la iniciativa, invitar a salir a un chico y no esperar y esperar como hasta ahora…”

No lo hagas, por favor. Ni se ve bien, ni está bien. No hagas caso cuando te digan que “piensas como en el siglo pasado”. Los caballeros a la antigua todavía existen y aunque suene exagerado, las cosas, los recuerdos, las acciones y vivencias de un lindo matrimonio, comienzan desde EL COMIENZO.

Quiero finalizar con lo que mi mamá siempre me recuerda: “Quien espera en el Señor no será defraudado”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s