EL CUENTO DEL CHICO QUE QUERIA UN CARRO

Había una vez un jóven que al cumplir los 18 años, le pidió a su padre que, como regalo de cumpleaños, le obsquiara un automóvil. El padre, que conocía muy bien la personalidad inquieta y ascelerada de su hijo, lo pensó bastante pero llegó finalmente el día del cumpleaños. El joven, estaba seguro de que recibiría el carro que tanto quería y cuando su padre le entregó el regalo, el chico no entendió… ¡vaya decepción que sintió! Su padre le entregó una Biblia, eso no era lo que este eufórico muchacho esperaba… se molestó y dejó la Biblia por un lado.

¿Saben ustedes lo que había dentro de la Biblia? Las llaves del carro. Cuántas cosas perdemos cuando no buscamos a Dios. Desde luego, el significado de esta pequeña historia no es que debamos buscarlo para obtener regalos materiales, sino entender que en verdad la Palabra de Dios tiene incontables bendiciones y guía para nuestras vidas. a4d07f8e8f5079be3e96fcd5c2fcc748El es fiel y proveerá aquello que sea necesario para nosotros… y algunas veces, mucho más, mucho más de lo que merecemos.

Que Dios nos ayude a buscarle de todo corazón, queridas lectoras.

Funte: Anónimo

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s