QUE ESTEMOS SOBREEDIFICANDO

“Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego”. – 1 Corintios 3:10-15

Al leer este pasaje de 1 de Corintios, la frase “pero cada uno mire cómo sobreedifica” me puso a pensar y enseguida, me pregunté “¿de qué manera estoy sobreedificando yo?”. Es verdad que nuestras vidas son tan distintas entre las etapas y los contextos pero claramente, la Biblia es una y la encomienda es para los suyos sin excepción, nuestra meta es la expansión de Su Reino, pero ¿cómo hacerlo en la práctica?:

  • Corriendo cada día hacia El como lo más importante de nuestro día: Leer Su Palabra, meditar en ella y orar; aquella relación es el sustento de absolutamente todo.2d9e535a5c9760c2f3fcbe92b900a39e
  • Siendo coherentes: Si digo que soy Cristiana(o) y que Jesucristo es mi Salvador, ¿estoy actuando con amor hacia los demás?, ¿estoy perdonando o me estoy vengando a mi manera?, ¿cómo miro el dinero, qué hago con lo que tengo?, si tengo salud ¿qué estoy haciendo con esa vitalidad?… y así, la lista es larga y nadie mejor que uno para meditar en la coherencia que tenga nuestra vida. Y no nos desanimemos al ver que no todo es como quisieramos, tenemos la gracia de Dios y su amorosa ayuda para ayudarnos. El no está esperando que seamos perfectos, tan solo que corramos a El para clamar por ayuda, sabiduría y guía, somos sus ovejas y El nuestro Buen Pastor.
  • Siendo humildes: Este pasaje de la Biblia que hemos citado, esta antecedido por un par de versículos en los que el Apóstol Pablo nos anima en nuestro rol de colaboradores de Dios, es decir, servidores. De modo que como hijos e hijas de Dios, muchas veces tenemos la oportunidad de ser testimonios del comportamiento Cristiano, de lo que es una vida de fe en la práctica. Una vida sincera y honesta, por ejemplo, un espíritu humilde anclado a Cristo es mucho más cautivante y honrosa que una apariencia hipócrita, reprimida sin fundamentos y llena de juicio sin misericordia hacia los demás. Seamos distintos y obedientes a Dios, vivamos libres, la verdad del Evangelio, sin miedos.
  • Meditemos en qué clase de obras y acciones traen honor a Dios y enfoquémonos en eso como lo más importante: ¿En qué estoy inviertiendo mi tiempo, mi vida y salud? Vale la pena meditar.
  • No compitamos con nadie sino animémonos unos a otros en la obra de expansión del Reino de Dios: Sea el don que tengamos, pongamos todo en las manos de Dios y al servicio de la Iglesia, pues todos podemos ser de edificación y ánimo.
  • Confiar en el juicio de Dios: El es Perfecto y Justo, de modo que podemos descansar en la seguridad de que nada “se le va a pasar”, porque ninguna cosa que hayamos hecho con amor y en obediencia, con un corazón sencillo y humilde, temeroso de El, pasará desapercibido. No nos cansemos de hacer el bien… ♥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s