Junio para seguir confiando en Dios

F00FD4A3-AC47-4991-80B0-69E10C794AAEYa es algún tiempo desde que dejé de escribir en este espacio tan lindo para mí. La vida no para y entre tantas cosas, decidí que ya es tiempo de regresar con más contenido para alegrar y entretener a cada lectora de The Hallway

El mundo cambió drásticamente a partir de la llegada del COVID19 a cada país y hemos visto con mucha tristeza los efectos tan duros de esta pandemia, tanto en las relaciones humanas como en lo económico. Gran parte de la población mundial ha tenido que vivir un par de meses encerrados en sus casas, con bastante incertidumbre y con diversas formas de temor, teniendo que adoptar “una nueva realidad” que no termina de convencernos y como tantas personas, muchas veces me pregunté: “¿vamos a cambiar para bien?”.

La respuesta creo que es: depende. Hay que aceptar que si las situaciones tristes y difíciles nos cambiaran, este sería un mundo muy distinto del que tenemos hoy. Si padecer de una enfermedad, si perder a un ser querido, o ver que nuestros bienes materiales desaparecen… o tal vez estar encerrados en cuarentena por mucho tiempo, fuesen suficientes para generar un cambio en nuestros corazones, tal vez esta pandemia tan implacable ya nos hubiera curado de tantos otros males, pero no.

Solo hay que ver como, a la orden del día los escándalos de corrupción en ciertos países, los abusos que ocurren al margen del orden y todas las formas de egoísmo que se manifiestan en nosotros como sociedad… si, esa que tuvo un poco de tiempo para tal vez “reflexionar” en época de cuarentena, pero no.

Solo Cristo puede cambiarnos. El dolor asi solito, no cambia, produce amargura. La tristeza así nada mas, da lugar a profundas depresiones. Solo Dios tiene el poder de cambiar lo mas importante de una persona, el corazón. La Palabra de Dios es la única con la capacidad de renovar las mentes y la paz con El, el único medio para realmente gozar de la paz que viene de El, esa que sobrepasa todo entendimiento.

Acerquémonos al trono de gracia, a los pies de Dios hay paz, hay direccion para nuestras vidas y el verdadero descanso para nuestras almas, tan como dice una hermosa cancion. Reconozcamos el poderío y la soberanía de Dios para cambiarnos, en Su tiempo y la gracia y la misericordia con la que cobija a los suyos cada día en ese proceso. Sólo El sana, sólo El cambia.

Este mes de junio, caminemos confiadas en El, queridas amigas.

Bienvenidas nuevamente,

 

Daniela

“Me mostrarás la senda de la vida, en tu presencia hay plenitud de gozo y delicias a tu diestra para siempre”. – Salmos 16:11

 

 

 

Publicado por Daniela Burch

Founder and editor @ The Hallway Magazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: